Maria Irene Olate Martínez
Comienza tu día con una sonrisa

Multiorgasmia: ¿cuánto Hay De Mito Y Realidad?

¿Proeza? Para nada...
Chile » RM » Santiago » Intereses femeninos / Lunes 26 de Noviembre del año 2007 / 1:28 » 6210 Visitas » Ranking Google » Facebook » Twitter

Más bien es sólo una alternativa para la que la naturaleza dotó a la mujer. Aunque, miserias sexuales mediante, en el país el orgasmo múltiple comienza a surgir como un mandato cuando de artes amorosas se quiere hacer gala. ¡Craso error!

"Hay mujeres que pueden haber sido multiorgásmicas una vez y tal vez no serlo nunca más. Esto depende del sistema nervioso autónomo y cualquier exigencia altera el sistema", dice Patricia Aliaga.

"¿Por qué yo no soy multiorgásmica?". Esta es una pregunta que, en la actualidad, médicos y terapeutas han visto repetirse en su consulta. Son las interrogantes que están trayendo consigo los nuevos tiempos en materia de sexualidad, inmersos en una cultura del rendimiento más que del culto al goce sexual, como los entendidos destacan que debiera ser.

"Este tema llega a la consulta como una duda que en general proviene de mujeres satisfechas y estables desde el punto de vista de pareja, que sienten que algo les falta porque supieron acerca de esto y lo internalizan como una carencia", comenta la ginecóloga y especialista en sexualidad femenina Patricia Aliaga. Aunque le parece importante que las mujeres deseen despejar dudas e inquieran mayor información para su vida sexual preguntando sobre ello, considera que el tema "se puede volver una potente arma de doble filo". Advierte: "Hemos observado que mujeres que tienen una sexualidad satisfactoria, de repente leen o escuchan sobre la multiorgasmia y se sienten frustradas porque no les ha tocado vivir la experiencia. No lo toman como una posibilidad sino como un mandato o sentencia. Piensan que si no llegan a sentirla es porque algo anda mal en ellas".

Aunque la doctora Aliaga especifica que, no obstante, en Chile todavía la gran demanda a la hora de la consulta sigue siendo la del orgasmo. "Estamos ahí todavía (ríe), pegados en eso. Más que nada la búsqueda actual y la gran angustia de las mujeres es la del orgasmo coital, que es otra fuerte demanda en mujeres orgásmicas por masturbación, por fricción, por sexo oral, pero que no consiguen lograr el orgasmo simultáneamente con sus parejas mediante el coito. Y andan en esta consulta presionadas por la pareja. De manera que en vez de hacer que el tema central de su sexualidad sea el disfrute, es el orgasmo. En ese contexto, la multiorgasmia también les empieza a preocupar".

-¿Diría que la multiorgasmia es mito o realidad?
-De mito, nada. Es una posibilidad para todas las mujeres, que emerge de manera natural y espontánea. Se define como la capacidad que tenemos las mujeres de experimentar dentro de un mismo acto sexual más de un orgasmo. En Chile sé de mujeres que llegan a tener hasta tres o cuatro seguidos.

La sicóloga y terapeuta sexual de parejas Mirentxu Busto ha visto con frecuencia en su consulta a mujeres consultando sobre el tema. ¿Por qué yo nunca he sido multiorgásmica? ¿Es porque no soy suficientemente sexuada?, la interrogan. Ella les responde con otra pregunta: ¿Por qué tú eres más flexible de músculos que otra persona? "Hay mujeres más deportistas, hay mujeres más flexibles o más intelectuales y no se andan preguntando por qué son más deportistas o flexibles o intelectuales", les comenta. Sostiene: "La multiorgasmia es una posibilidad y también es un aprendizaje a lo largo de la edad. Cuando jóvenes muy pocas mujeres son multiorgásmicas, pero a medida que vas conociendo tu cuerpo y cómo estimularlo bien, probablemente estés más preparada y puedas tener más de un orgasmo en una relación sexual".

-¿Qué más les dice a las mujeres cuando le preguntan por qué no son multiorgásmicas?
-Que no es necesario serlo, pero si tienes ganas de explorarlo, hazlo, y mediante el autoerotismo primero, porque ahí la mayoría de las mujeres son multiorgásmicas. Tal vez la mayoría de las mujeres no se reconocen multiorgásmicas porque no se han dado el trabajo de explorarlo. La sexualidad se hace con el cuerpo, no manda tu cabeza. Si el cuerpo te pide más, dale. Pero si quedas relajada, por qué tienes que obligar a tu cuerpo. Ahora el tema es ser multiorgásmica y se transforma en un defecto no serlo.

Mitos...

Mirentxu relata que han cambiado los motivos de consulta. Hace treinta años la principal razón era la dificultad de la mujer de lograr el orgasmo. "Hoy te preguntan de la multiorgasmia igual como te consultan por el Punto G. Son temas que se transforman en mandatos porque están en la conversación pública". La terapeuta ve cambios en la manera de enfocar este tema en las mujeres actuales. "Antes era una experiencia que se vivía con desconcierto, porque no había mucha información. La mujer solía poner en duda lo que le había sucedido cuando llegaba a tener una experiencia de orgasmo múltiple. Descalificaba lo que había sentido como algo que no era orgasmo, porque en esa experiencia estaba presente la sensación de continuar teniendo deseos. No aceptaba que lo que le había sucedido era que había tenido varios orgasmos, uno a continuación de otro".

Estudios internacionales señalan que alrededor del 13% de las mujeres ha tenido experiencias de multiorgasmia; aunque el Informe Hite reveló hace ya varias décadas que el 50% de ellas siente que con el orgasmo simple es suficiente. Sin embargo, es probable que en sociedades que permiten un culto a la sexualidad, incorporando esta actividad como un factor de calidad de vida de las personas, el desarrollo de espacios, técnicas y alternativas para una vida sexual plena tenga mejores posibilidades. De una reciente encuesta hecha en Alemania destaca que el 57% de las mujeres dice tener orgasmos múltiples. En Chile, sin embargo, poco se ha profundizado en este tema y las investigaciones aún no se desligan de la indagación sobre los conflictos con la sexualidad. Temas como la anorgasmia femenina (se estima que entre el 10% y 25% de las chilenas no consigue el orgasmo) y las disfunciones sexuales en ambos sexos siguen concentrando la atención de los investigadores. Estudios que profundicen en el disfrute erótico de los chilenos hay pocos, pese a que sondeos recientes dan sabrosos datos. Ejemplo: que 80% de las mujeres dicen sentirse satisfechas con su vida sexual.

Es que si de orgasmos se trata, estamos aún llenos de mitos sobre cuestiones que ya constituyen evidencias científicas hace mucho rato. El verdadero mito es la multiplicidad de tipos de orgasmo en la mujer. Lo comprobado es que el orgasmo femenino es básicamente clitoriano y que es a través de enervaciones nerviosas del clítoris que se irradian sensaciones placenteras hacia otras zonas, como la vagina. "El gran mito es que haya orgasmo vaginal o que exista un Punto G, y que uno es mejor que otro. Esto corresponde a lo que llamo la farándula de la sexualidad. El punto más enervado es el clítoris y a través de toda esa red nerviosa vascular se irradia la sensación orgásmica, que es una descarga, un reflejo placentero". Eso dice Mirentxu Busto.

La capacidad multiorgásmica de la mujer es un descubrimiento de los años 60, de los investigadores Master y Johnson. En su laboratorio, el matrimonio investigó de qué manera reaccionaban fisiológicamente hombres y mujeres en un encuentro sexual. Su hallazgo fue que ambos sexos experimentaban prácticamente igual cuatro fases durante un acto sexual: excitación (el deseo creciente, las ganas de más); meseta (sensación breve, muy subjetiva, en que la persona siente que el orgasmo ya va a venir); el orgasmo propiamente tal, y la fase de resolución (la bajada o relajación tras el orgasmo). La pareja se dedicó a investigar qué pasa con el cuerpo hasta la punta de la uña durante un acto sexual y descubrió que la única diferencia entre ambos sexos está en que inmediatamente después del orgasmo el hombre tiene un período refractario, en el que es inexcitable, mientras la mujer, por el contrario, puede regresar inmediatamente a la fase de meseta y volver a sentir uno o varios orgasmos en un mismo acto sexual.


» http://www.tercera.cl/medio/articulo/0,0,38039818_90162750_281719188_2,00.html