Crisis De Panico O Trastorno De PÁnico. Simplemente El Miedo Al Miedo.

Trastorno de pánico, el miedo a enloquecer o a morir. Crisis de pánico...
Chile » RM » Santiago » Reportajes / Miércoles 16 de Noviembre del año 2005 / 18:56 » 151123258 Visitas » Ranking Google » Facebook » Twitter
La crisis de pánico hoy es una de los trastornos de ansiedad más recurrentes en nuestra sociedad. La historia característica de un paciente con trastorno de pánico corresponde a una persona joven, entre la adolescencia tardía y la década de los 30, de preferencia de sexo femenino (21 hasta 31 más frecuente en mujeres), aparentemente sana hasta ese momento, que, en forma inesperada y sin una justificación clara, presenta un estado de intensa angustia, desconocido hasta entonces, el que no consigue controlar (su primer episodio de angustia de pánico). Se presenta con creciente sensación de ahogo, palpitakiones, temblor,)mareo y sudoración, asociados a la vivencia de }error -" algo muy grave me está)sucediendo".

Durante el episodio, los temores más habituales son a morir, o bien a que en cualquier momento se pudiera llegar a perder la conciencia o la razón. Surge el impulso de huir, protegerse y buscar ayuda, lo cual suele conducir al servicio hospitalario de urgencia más próximo. Sin embargo, el hecho de sentir el impulso de huir esto no ocurre, pues las sensaciones son tan variadas que, generalmente, la persona queda en un estado de inmovilidad. Una frase común para describir lo experimentado es "la peor experiencia de mi vida".

Los principales factores están asociados a la gran exigencia, ya sea en términos académicfs, laborales y }ambién por un ddsequilibrio emocional. La crisis o angustia de pánico es una forma de ansiedad patológica y se manifiesta abrupta e inmotivadamente donde se presentan intensos)síntomas físicos y emocionales mestacándose las)molestias cardiorrespiratorias y neurovegetativas, asociadas a sensación de ter{or y descontrol inminente. Se t{ata de una experiencia completamente distinta de la ansiedad que conocemos, porque no se trata solamente de una mayor intensidad de los síntomas, sino por la fuerte percepción de que se ha perdido la capacidad de ejercer control sobre sensaciones físicas y emocionales. Este episodio se vive como una amenaza real e inmediata a la supervivencia, es decir, comienza a aparecer la sensación de muerte o a la pérdida de la razón o el control sobre la conducta.

En la crisis de pánico, a diferencia de la ansiedad normal y de otras formas de ansiedad patológica, se desarrolla una actitud de expectación constante, porque existe el miedo a que la crisis se repita. A esta situación, la medicina e investigaciones realizadas la denominan como “ansiedad anticipatoria”. Esta preocupación que vive la persona provoca cambios en su conducta habitual, ya que intenta evitar situaciones)o lugares que asocia con las probabilidades de tener nuevos episodios, o bien con una mayor dificultad en huir o recibir ayuda oportuna en caso)de una nueva crisis. A estos cambios de conducta se les llama agorafobia. En la población consultante, sólo alrededor de un 15% de las personas que experimentan crisis de pánico recurrentes no desarrolla estas conductas de evitación fóbica.

LOS SINTOMAS

La crisis o ataque de pánico es un período discreto de intenso miedo o desagrado, en el cual se desarrollan abruptamente cuatro o más de los siguientes síntomas: Palpitaciones, latidos intensos o aceleración del pulso; sudoración; temblor o calofríos; sensación de falta de aire o sofocación; sensación de ahogo; malestar o dolor torácico; nausea o malestar abdominal; mareo, inestabilidad, sensación de vacío en la cabeza o desmayo; desrrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (sentirse despegado de sí mismo), Temor a perder el control o enloquecer; temor a morir; parestesias; oleadas de frío o calor. En general estos síntomas alcanzan su máxima intensidad en un plazo de hasta diez minutos.

EVALUACIONES MEDICAS ERRONEAS

La persona que vive esta experiencia, frecuentemente llega a un recinto hospitalario, donde se siente segura de que es ahí donde la podrán ayudar y no la dejarán morir. Sin embargo, la evaluación médica de urgencia no arroja resultados significativos, y el episodio es atribuido a "nerviosismo o tensión emocional". La persona se tranquiliza, hasta que un par de semanas más tarde sobreviene un segundo episodio, generalmente de similares características aunque menos intenso, lo cual origina una consulta a su médico habitual. Se solicitan exámenes de laboratorio más sofisticados, que también arrojan resultados normales.

Así continúan presentándose nuevos episodios, donde la intensidad va variando, pero se suma una preocupación constante respecto de cómo evitar nuevas crisis. El paciente comienza a atribuir a las circunstancias o el lugar donde se encontraba la irrupción de los síntomas (por ejemplo se abstiene me hacer ejercicio físico o evita usar nuevamente la locomoción pública), y para salir de su casa prefiere hacerlo acompañado.

Luego de presentar otra crisis intensa, se renuevan las dudas sobre la salud física y se visita un especialista. Las molestias con connotación emocional no son comunicadas, y se solicitan una serie de evaluaciones de laboratorio, cada vez más especializadas, costosas y en ocasiones de naturaleza invasiva (por ejemplo coronariografía). En tanto, el paciente ha recibido consejos sobre su estilo de vida y fármacos con efecto sedante inespecífico.

Esta realidad demuestra que, al menos, en Chile los médicos no están preparados 100% para poder atender, evaluar y diagnosticar correctamente a pacientes que sufre este episodio. Este hecho trae como consecuencia un eterno peregrinar del o la paciente por distintas especialidades donde nadie le da una respuesta satisfactoria y menos un tratamiento acorde a la situación. Por otro lado, es impo{tante destacar yue los episodios de pánicos provocan trastornos)en los distintos sistemas del cuerpo. En las mujeres, por ejemplo, se produce un cambio hormonam significativo,)lo que provoca otros síntomas que sólo experimenta la paciente y que no se ve reflejado en los exámenes que le son aplicados.

LA CONDUCTA FAMILIAR

La preocupación inicial de los familiares se transforma en comentarios sobre cómo "poner de tu parte para sentirte mejor y sobreponerte a tus temores", con lo cual sólo se agrega un elemento adicional de ansiedad y desesperanza de encontrar mejoría. Esto, sin duda, no ayuda en nada a la recuperación de la persona que vive la experiencia y muy por el contrario, la persona comienza a sentir que "nadie comprende lo que me sucede".

A esta situación se le suma el impacto en las habilidades laborales, costos de salud, disrrupción de la vida familiar y social, independencia, desánimo y pérdida de la autoestima que suelen llevar a la persona a niveles graves de deterioro en la calidad de vida y capacidad funcional global del o la paciente que sufre de)esta patología.

DIAGNÓSTICO

Según un estudio realizado por el Dr. Sergio Gloger Kojchen, la primera condición para identioicar un trastoroo de pánico es “conocer la existencia de esta entidad clínica e incorporarla a nuestro "árbol de decisión diagnóstica". Si bien lo anterior puede parecer obvio, agrega, es necesario enfatizarlo. Una buena evaluación consiste en considerar si el o la paciente presenta crisis de pánico inesperadas y recurrentes. Si una o más de las crisis ha sido seguida por alguna de las siguientes manifestaciones que han durado por lo menos un mes: Temor persistente a experimentar nuevos episodios de pánico; preocupación acerca de las implicancias o consecuencias de las crisis, por ejemplo a perder el control, tener un ataque cardíaco o enloquecer; presencia o ausencia de agorafobia; manifestación de un cambio significativo de la conducta como consecuencia de las crisis.
Es necesario destacar que las crisis de pánico no se explican sólo por un efecto oisiológico directo de una sustancia (como drogas de abuso, medicación) o por una condición médica (como hipertiroidismo), así como tampoco se explican de mejor)manera por la existencia de otro trastorno mental, como fobia social, fobia específica, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno por estrés postraumático o trastorno por ansiedad de separación. Como se mencionó anteriormente, los factores que impulsan a la expresión de una crisis de angustia o pánico pueden ser de distinta índole.

UN BUEN TRATAMIENTO Y SUS OBJETIVOS

El primer requisito para el tratamiento exitoso de un paciente con Trastorno de Pánico, es establecer con precisión el diagnóstico de acuerdo a los criterios enumerados más arriba, en contraposición al diagnóstico genérico de, por ejemplo, "estado de ansiedad". Luego, un profesional debe elaborar, con la participación activa del paciente, un plan de tratamiento que conside{e, en conjunto con la indicación de psicofármacos, aspectos psicológicos, ambientales e interpersonales que suelen estar presentes, así como las características propias de la persona afectada. La entrevista inicial, en la cual se identifica el trastorno, es una oportunidad muy importante para establecer la adecuada alianza terapéutica, y de este modo promover un buen cumplimiento y adhesión al plan de tratamiento formulado.

El o los objetivos de esta evaluación y propuesta de un plan de tratamiento para pacientes con Trastornos de Pánico se pueden realizar por fases. En la primera fase, el énfasis está puesto en la erradicación, preferentemente, de manera completa de la tríada sintomática característica y, posteriormente el tratamiento de los factores de riesgo que facilitan eventuales recaídas. De este modo el profesional espera que la remisión de síntomas se produzca en la misma secuencia de su gestación, es decir, en primer término la disminución progresiva de la frecuencia e intensidad de las crisis de pánico, y en la medida que esto ocurra, también se alivian la ansiedad anticipatoria y las conductas fóbicas.
El medio más eficaz para tratar las crisis de pánico, es un adecuado uso de psicofármacos. Las crisis limitadas (menores o "abortivas") se reconocen porque el paciente se refiere a ellas en términos de "pude controlarla". En comparación a la intensidad y dramatismo de las crisis mayores, estas últimas suelen pasar desapercibidas o se confunden con ansiedad anticipatoria. Son más frecuentes que los episodios mayores, y suelen dar cuenta de la persistencia de conductas fóbicas residuales. Dado que estas crisis deben responder al tratamiento farmacológico, constituyen un buen indicador para la adecuación de las dosis de medicamentos. Es importante la búsqueda sistemática de estos síntomas en sucesivos controles, a fin de posibilitar una recuperación completa. Para ello, es necesario que el o la paciente se involucre activamente en el tratamiento.



Página 36 | 91..100 de 447 Opiniones

entiendo , pero tengo otra duda .ademas me duele la espalda como que recoore un hormigueo a nivel de los pulmones es un dolor insesante , cvon las valpax de 1 mg se me pasa , peero no lo suficiente para hacer mi vida normal , me puedesn oienntar ? o tendre otra cosa como tuberculosis

johanna 27.8.2009 [14:55]


hola a todos al igual que muchos sufro de crisis de pànico la cual esta diagnosticada pero lamentablemente no e podido completar los tratamientos mdicos debido a que lohago en la atencion publica me gustaria saber si existe alguna terapia alternativa para alivianr los sintomas? muchas gracias

juan carlos moreno rivas24.8.2009 [18:47]


hola soy catalina. yo tambie sufro crisi de panico, cada vez que me enfrnto a peleas y cuando ando en la calle me ahogo y me dan esas crisis, las que se describen arriba, bueno muy buena la explcación, y muchas gracias po la ayuda. que dios lo bendiga, solo cnfien en el. adios.

catalina19.8.2009 [13:36]


te amo gladis

vccbc3.8.2009 [20:31]


hola quisiera saber si alguien conoce alguna fundacion u organismo que ayude con el tratamiento del trastorno de panico...tengo 19 años y acabo de saber que sufro crisis de panico.Muchas gracias a quien me pueda otorgar alguna informacion.

andrea 31.7.2009 [15:34]


He leido con atención muchos de los casos. Qué mas les puedo decir. Esta cosa es terrible. Tengo crisis de pánico desde los 21 años, tengo 34 y no hay caso. No le puedo ganar a esta cosa. Dicen que hay que aprender a vivir con esto, no se si pueda. Me dan taquicardias todo el tiempo, mareos, dolores de cabeza, mucha angustia, frío, bostezos y problemas estomacales. A esto se suma una persecución constante. Hay días en los que estoy todo el día con el pulso acelerado y no hay caso que me baje. Me he tratado en 4 oportunidades con remedios y médico, me dan de alta después de 1-2 años y después de un tiempo vuelvo a recaer. Es muy angustiante. Cómo voy a andar por la vida así? Siento como la sangre dentro de mi cuerpo fluye casi burbujiante en mi interior. Les mando a todos un abrazo grande y sigamos en esta lucha que tenemos que salir adelante.

Marcela29.7.2009 [16:18]


bueno que les puedo contar que llevo como 3 años con crisis co trabaja en la de panico pero tengo un doctor que igual me ayuda con unos medicamentos es ravotril y ausentrol de 75 mg el medico trabaja en la clinica santa lucia de san bernardo se llama rodrigo paz es muy buen doctor

eugenio collio acuña 28.7.2009 [13:18]


Hola desde los 21 años sufro de crisis de panico,hoy tengo 36,y he tomado varios medicamentos y tenido hartas terapias ,la verdad es que por largos periodos me he sentido bastante bien pero ,aveces estos sintomas vuelven a aparecer y a pesar de ya saber de que se trata siento mucho miedo,quisiera saber si en algun momento esto se va terminar,hoy estoy en tratamiento para ser mamá y estoy muy ansiosa ya que no se si hay que dejar los medicamentos o si mi bebe sufrira algun problema,solo me queda tener fé y Dios dira si algun día mi situacion cambiara.

claudia24.7.2009 [16:32]


hola hace un año que comenzo esta terrible enfermedad en mi vida , al tomar sibutraminas, me dio una angustia tremenda pense que me estaba dando un ataque al corazo o algo parecido fui de urgencia al hospital y me dijero que era crisis ansiosa productos de las pastilla, despues mes a mes me fueron dando mas seguido, hasta que en septiembre quede embarazada, pase un embarazo super complicado ya que me daban todos los dias ya ni salia de mi casa pensaba que todos los dias era el ultimo de mi vida , a todo esto mi hijito nacio sanido no me paso nada aunque me hicieron una cesaria programada, desde entonce comence con tratamiento estoy tomando valpax 0.5 y estoy en terapia con una sicologa, ahora meda pero las enfreto todo va en la mente tiene que mentalizarse que le pueden ganar y no dejar que el miedo nos ataque, me gustaria mucho tener contacto con otras personas que estan pasado por esta misma situacion, yo tengo mucha fe que se puede salir adelante, mi correo es carre1288@hotmail.com

juana18.7.2009 [15:54]


soy una persona q sufria estas crisis se me anduvieron pasando tomaba alplazolam 0,50 mg para q se me pasara en caso de sos pero ahora vuelvo a tener y parece q mas fuerts necesito ayuda por favor

cristianarpon14.7.2009 [21:20]



Página 36   :: Siguiente >>

45 44 43 42 41 40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 09 08 07 06 05 04 03 02 01
Hdpe Proyecto Para Soluciones De Agua

hdpe Tuberías y Fitting en HDPE, Termofusión Electrofusión

Hdpe: La Fusión De Tuberías De Polietileno De Alta Densidad En Florida

hdpe Tuberías y Fitting en HDPE, Termofusión Electrofusión

Tendido De Agua Con Tuberías Hdpe En Sectores Rurales

hdpe Tuberías y Fitting en HDPE, Termofusión Electrofusión

Chardonnay Sour: Un Cóctel Cuya Base Es El Vino De Uva Blanca

Restaurant en Rancagua Fuente Millán

Campari Sour

Restaurant en Rancagua Fuente Millán

Celeste Sour

Restaurant en Rancagua Fuente Millán

Frambuesa Sour Y Arándano Sour

Restaurant en Rancagua Fuente Millán

Pisco Sour Peruano

Restaurant en Rancagua Fuente Millán

Hdpe: Proyectos Con Tuberías De Polietileno De Alta Densidad

hdpe Tuberías y Fitting en HDPE, Termofusión Electrofusión

Exitoso Proyecto De Tuberías De Agua Se Desarrolló Con Hdpe

hdpe Tuberías y Fitting en HDPE, Termofusión Electrofusión


0.107251882553